Experiencias

Acero y fuego

Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino.


Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.


Ítaca, Konstantino Kavafis

Creo que las experiencias vividas durante nuestra infancia forjan nuestra forma de ser, y nuestra manera de enfrentarnos a los retos. Todos los consejos recibidos durante esta etapa forman la base para los años futuros.

En mi caso; de pequeño, disfrutaba las tardes en el pequeño taller que teniamos detrás de la casa. Aqui aprendí el valor del esfuerzo constante para perfeccionar la destreza manual y el uso de las herramientas, en cada recorte de madera veía un mundo de posibilidades.

Estos ratos forjaron mi mente, siempre pensando en soluciones a los problemas que se podian presentar, utilizando el autoaprendizaje en muchos casos, hasta el dia de hoy. Ver como tus ideas se plasman en la realidad, es un sentimiento único, el camino hacia Itaca paso a paso.

Uniendo las ideas, y las habilidades adquiridas de niño, surge en mi cabeza el proyecto de construir mi propia bicicleta; el vehiculo con el que he disfrutado, me he emocionado, y también he aprendido a levantarme después de una caida.

Busco información, leo, y releo, y finalmente contacto con uno de los mejores constructores del pais: Andrés Arregui.

Una llamada mientras viajo hacia Antigüedad conecta nuestras mentes, y me revitaliza: Lo tengo claro y decidido, construiré mi propia bicicleta con mis propias manos!

Entrar en su taller, y conocer a Andrés (Arregui Velázquez), Pablo (BBloque), y a Dudu (Ciclos la Universal) es como entrar por las puertas del paraiso ciclista-artesano. Materiales, bicicletas, libros,… rodeado de todo ello no necesitas más, bueno sí, un café: que Andrés prepara con buen gusto.

Durante una semana, utilizando nuestras propias manos para dar forma a los cortes de los tubos, y practicando la soldadura fillet brazing, vamos viendo los progresos. Las horas vuelan en este lugar, y los cuadros van apareciendo delante de nuestros ojos en cada jig del taller.

La Escuela Técnica de la Bicicleta es un espacio imprescindible para cualquier amante de las bicis, una experiencia que no olvidarás, y por supuesto, conocerás a las personas que hacen de este un lugar especial.

Con esfuerzo y dedicación todo llega y después de semanas de trabajo, logré montar mi propia bicicleta, y disfrutar de ella en una viaje por nuestra tierra.

2 comentarios

  1. Daniel

    Si señor, enhorabuena. Bonito camino estas emprendiendo, ten por cuenta que te sigo.

    1. jalvia

      Gracias por los ánimos! Seguiremos caminando, y pintando ideas con tu ayuda.

Deja un comentario